junio 1 2020

LEY DE LA RELATIVIDAD.

albert einstein

LEYES UNIVERSALES Y NATURALES. PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA O LEY DE LA RELATIVIDAD.

Parte II.

La Ley de la Relatividad o Principio de Correspondencia, como tambien se le conoce, nos enseña que, en cualquier momento, todo es relativo y todo se corresponde.

En tiempos de Abraham, el maestro Hermes Trismegisto aseguraba que dentro de cada hombre se hallaba representada la totalidad del universo. Formuló entonces un principio al que llamó La Ley de la Relatividad o Principio de Correspondencia  que decía:

«Como es arriba es abajo, y como es abajo es arriba.»

Con estas palabras Hermes instituyó un método deductivo que nos viene a decir que tu mundo exterior es un fiel reflejo de tu mundo interior. Esta ley declara que puedes saber lo que está pasando dentro de ti con solo fijarte en lo que está pasando a tu alrededor.

La Ley de la Correspondencia tiene aplicaciones sin fin.

Por ejemplo:

Si tenemos en cuenta el cuerpo físico de un ser humano como el «abajo» y su mente como el «arriba» decimos:

«Como es el pensamiento de un hombre así es su cuerpo».

Entonces podemos decir:

«Mente sana en cuerpo sano», o «cuerpo enfermo como resultados de pensamientos negativos o de poco valor».

Afortunadamente en las enseñanzas de Hermes la enfermedad viene de la mano con el remedio:

«Cambia el pensamiento y sanarás tu cuerpo.»

Esto ocurrió tres mil años antes que nuestros científicos modernos llegaran a las mismas conclusiones por medio de las matemáticas.

Toda la dinámica de la vida es un ir de adentro hacia afuera. Tu mundo externo expresivo se corresponderá con tu mundo interno pensante y emocional. Si crees y estás seguro de que te vas a enfermar, puedes ser el más saludable del mundo que te aseguro que enfermarás.

Principio de Correspondencia o Ley de la Relatividad.

Entender este principio ayuda a solucionar muchos secretos de la naturaleza. Todo tiene un opuesto. Como existe el día, existe la noche, al igual que el frío, existe el calor, para que sea dulce, tiene que existir lo salado. Todo depende de qué punto lo veas.

Existen varios planos en nuestro conocimiento, pero cuando les aplicamos el Principio de Correspondencia o Ley de la Relatividad podemos comprender mucho de lo que de otra forma no entenderíamos.

Este principio se manifiesta y se aplica universalmente y naturalmente en todos los planos de la vida material, espiritual y mental.

Siempre se ha considerado como uno de los más importantes principios por el cual el hombre es capaz de poner a un lado los obstáculos que, por razón y pensamiento lógico, hacen que muchas cosas parezcan ilógicas e inconcebibles.

Igual que por el conocimiento de la Geometría, podemos medir y conocer las dimensiones de los astros y sus movimientos, mientras estamos sentados en un observatorio, esta ley o principio permite razonar lo desconocido y convertirlo en conocido. También afirma que hay una correspondencia entre los tres planos: físico, mental y espiritual.

Para esta ley o principio no existe separación ya que todo en el Universo se origina de la Única Fuente. El «TODO.» Recuerden que anteriormente hablamos de la ley del mentalismo y como todo se fusiona. La Ley de Correspondencia nos hace posible usar la razón y acceder de lo conocido a lo desconocido.

Los Hermetistas consideraban que esta ley era un instrumento importante con el cual una persona podía salvar los obstáculos y desvelar lo desconocido.

También este principio considera que nada es radical ni definitivo hasta que no se compare con otra cosa o situación.

Veamos este ejemplo:

Si comparas tu vida con la de otra persona, tendrás dos opciones. Tu vida será mejor o peor que la de esa otra persona, ya que existe un punto de comparación. Lo importante de esta ley es que puedas usarla en tu propio beneficio.

Si, como en el ejemplo anterior, la usas para sentirte desdichado, no creo que obtengas buenos resultados de ella. Si te comparas con alguien que es mejor en algo que haces, te sentiras menos e inseguro, pero si te comparas con alguien que hace las cosas peor que tú, te sentirás mejor y seguro de ti mismo. Lo importante es que estés consciente de la Ley de la Relatividad. Puedes compararte con alguien mejor con el objetivo de alcanzar sus logros, consciente de que eres capaz de lograrlo. En ese caso, alguien mejor que tú, es una buena manera de emplear la Ley de Relatividad o Principio de Correspondencia.

Todo es relativo. Teniendo en cuenta de que todas estas leyes están relacionadas y se corresponden entre ellas, no existe grande ni pequeño, rico ni pobre, inteligente ni bruto si no se tiene otro punto de referencia con el cual comparar.

Puedes utilizar la Ley de la Relatividad a tu favor, tomando en cuenta que siempre habrá alguien que te supera y alguien que está en peor condición, entonces la mejor actitud es enfocarte en aquello que quieres e ir por ello siempre pensando y seguro de que tú puedes. Utiliza la Ley de la Relatividad para realzar tu ego, seguridad y amor propio.

Para que tengas una mejor idea.

Observa la siguiente figura:

bolas

Cuando relacionamos la bola del centro con la de la izquierda, la bola izquierda resulta ser la más grande, sin embargo, si relacionamos la de la izquierda con la de la derecha, entonces esta última es más grande.

En realidad, la bola del centro no es ni grande ni pequeña, simplemente «ES». Nosotros somos los responsables de darle las características basándonos en la percepción que tenemos cuando la comparamos con las otras.

Por mucho tiempo hemos sido programados para usar esta ley en contra de nosotros mismos, comparándonos sólo con aquellas personas que son mas ricos, más saludables, que tienen un mejor trabajo, o hasta un mejor físico. Este hábito nos hace sentir mal y posiblemente nos impida mejorar porque estamos más pendientes de nuestras carencias que de nuestras virtudes.

Permite que la Ley de la Relatividad o Principio de Correspondencia actúe a tu favor.

Siéntete agradecido por tus talentos y posesiones, y si al compartir tus sueños alguien te dice «eso es muy caro» o «eso es muy difícil» simplemente sonríe y pregúntale:

¿Comparado con qué?

Comienza a desarrollar cosas o actividades en las que estás seguro de que sabes y eres bueno haciéndolas. Solo haciendo lo que sabes hacer, te hará sentir seguro de ti mismo, positivo y confiado.

Todos tenemos talentos y virtudes. Descubre las tuyas, enfócate y trabaja con ellas y te darás cuenta de que no tienes que envidiar lo que otros tienen o son. Nunca te compares con nadie. Y si lo haces, que sea para lograr algo mejor de ti o de tu potencial.

Nuestra manera de actuar.

La mayoría de las personas tratan de mejorar o cambiar algunos aspectos de su vida intentando que sean los demás los que cambien. No les gusta lo que ven reflejado en el espejo de su vida y se empeñan en darle brillo al espejo en vez de cambiar lo que realmente muestra el reflejo.

Siempre te manifiestas ante los demás como realmente eres. Nunca podrás engañarte a ti mismo. La única forma que tienes de cambiar las cosas externas es cambiando las cosas internas.

Una de las preguntas más importantes que puedes hacerte es:

¿Qué clase de persona tendría que ser para ganarme el respeto de la gente que me interesa y para llevar la clase de vida que realmente quiero llevar?

Fusionando tu mente y tu cuerpo.

Es evidente que en un hombre existen aspectos visibles e invisibles. Todos podemos palpar el cuerpo físico, pero no hay forma de ver o tocar un pensamiento. Solamente podemos deducir que este pensamiento existe por los efectos que produce.

Tu mundo externo de relaciones vendrá determinado por la persona que lleves dentro; o sea, por tu verdadera personalidad interna. Tu salud será la que configuren tus actitudes mentales internas. Tu mundo exterior de logro económico e ingresos irá parejo a tu mundo interno de pensamiento y preparación. La forma en que la gente responde y reacciona ante ti es un reflejo de tu actitud y comportamiento hacia ella.

Tu forma de conducirte corresponde en todo momento con tu estado mental. Cuando te sientes positivo y confiado y crees que controlas tu vida, tu hogar y tu lugar de trabajo estarán bien organizados. Si el trabajo te agobia, te sientes frustrado o no eres feliz, entonces tu casa, tu lugar de trabajo e incluso el armario donde guardas tus cosas reflejarán el estado de desorden y confusión que te invade. En cualquier parte puedes percibir los efectos de esta Ley de Correspondencia.

En el cuerpo humano todo es mente. Cada célula es inteligente y guarda la información que corresponde. Además tiene la habilidad de comunicarse instantáneamente con las demás células. Estas capacidades son reales, pero no podemos verlas ni tocarlas.

Por ejemplo:

Nos golpeamos el dedo gordo del pie e inmediatamente el sistema nervioso y el cerebro lo saben. Como resultado, el dedo golpeado recibe la dosis adecuada de aquello que necesita para cicatrizar la herida y combatir una posible infección.

Desde adentro hacia afuera.

Todo se manifiesta desde el interior hacia el exterior. El gran error que cometen muchas personas es que se dedican más bien a «HACER» que a «SER». Creen que pueden conseguir las cosas que quieren practicando ciertos métodos y técnicas. Al final se dan cuenta de que una práctica adecuada es necesaria pero no es suficiente. Debes tratar de cambiar ese estilo de pensamiento. Tienes que convertirte internamente en una persona distinta si quieres conseguir externamente resultados diferentes. Y ten presente que este cambio de personalidad no se puede fingir por mucho tiempo, si es que, en algún momento se puede fingir.

No trates de tener el control de todo lo que te rodea. Sólo hay una cosa en el mundo que podemos controlar: nuestra forma de pensar.

Cuando controlamos nuestra mente y nuestros pensamientos, también estamos controlando todos los aspectos de nuestra vida. Pensando y hablando únicamente de lo que queremos y negándonos a pensar o a hablar de lo que no queremos, nos convertimos en los arquitectos de nuestro propio destino.

Toda casualidad es mental. Si cambias tu modo de pensar, cambia tu vida. Por eso siempre hablo de causalidad en vez de casualidad.

Esta ley, al igual que la anterior esta dentro del grupo de las leyes inmutables o no cambiables.

Si quieres recibir más información sobre nuestros posts…

Subscribete:



Copyright 2019-2020. All rights reserved.

Publicado 1 junio 2020 por Gustavo in category "Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.