junio 8 2020

LEY O PRINCIPIO DE VIBRACIÓN.

vibracion

LEYES UNIVERSALES Y NATURALES. LEY O PRINCIPIO DE VIBRACIÓN.

Parte III.

La Ley o Principio de Vibración asegura que «nada es inmóvil, todo se mueve; todo vibra». «No hay nada en reposo permanente».

Todo cuerpo emite energía que vibra en distintas frecuencias. Todo es vibración.

Este es un principio que la ciencia ha comprobado y, en cada nuevo descubrimiento científico, lo vuelve a verificar. Los grandes científicos aseguran y confirman que el mundo físico es materia y vibración al mismo tiempo.

Esta ley o principio explica las diferencias entre los distintos tipos de materia, energía, mente, e incluso espíritu, y que estos varían en cuanto a sus frecuencias vibracionales.

Desde «EL TODO», que es el espíritu más puro, hasta la forma mas impura, todo vibra.

La vibración del espíritu es tan rápida e intensa que da la sensación de reposo y quietud. Por el contrario, hay otras formas de materia las cuales sus vibraciones son tan bajas que también parecen que no se mueven, pero, por muy bajas que estas sean, también están en movimiento y vibración. Entre las vibraciones más altas y las más bajas hay millones y millones de vibraciones.

Desde tan pequeño como un átomo o una molécula, hasta inmenso como el mundo o la galaxia, todo esta en movimiento vibratorio.

La Ley o Principio de Vibración ocurre en los planos de energía y fuerza que son dos grados de vibraciones diferentes. Estas vibraciones ocurren también en los planos mentales. Los estados de ánimo dependen del tipo de vibración, e incluso también ocurren vibraciones en los planos espirituales.

Las emociones también son vibraciones.

El pensamiento positivo vibra a una frecuencia altísima. Sus colores son brillantes, claros, luminosos. Las emociones de más alta frecuencia son las más sutiles y potentes, como el “amor incondicional”. El pensamiento negativo, por el contrario, vibra lentamente y sus colores son opacos. Mientras más negativo es, más sombrío y más bajo es el «tono» de su sonido. Las emociones como el «odio» se colocan en los niveles de vibración más bajos y son más densos.

Todo lo que experimentamos con los cinco sentidos viene a través de la vibración. Todo lo que experimentamos con la mente también es vibración. Podemos controlar nuestras vibraciones mentales mediante nuestra voluntad, mediante el poder del pensamiento.

La Ley o Principio de Vibración establece la base para la Ley de la Atracción: “las energías similares son atraídas”.

Cuando pensamos y hablamos emitimos ondas. Las ondas son vibraciones. Estas vibraciones, a su vez, atraen más situaciones o personas que estén emitiendo la misma vibración. Si cada vez que le pregunten cómo está, usted contesta “regular” o “mal”, esa serán las vibraciones que estará emitiendo y por atracción hará que se le acerquen más personas negativas o situaciones que le hagan permanecer en un estado de caos. De la misma manera si estamos felices y sonreímos transmitimos vibraciones de dicha y plenitud.

¿Cuántas veces no hemos dicho o escuchado la frase «…me echó a perder el día» refiriéndonos a algo o a alguien? Simplemente culpamos afuera cuando en realidad son las vibraciones de nuestros pensamientos los que confirman y reafirman la afirmación que estamos queriendo mantener.

Entender esta ley o principio, con sus fórmulas apropiadas, te permite controlar tus propias vibraciones mentales, incluso, profundizando en su estudio se puede entender y estudiar muchos de los fenómenos naturales.

Todo está en constante movimiento.

Todo en el universo vibra, todo está emitiendo constantemente energía. Y como dijimos anteriormente, todo está en constante movimiento.

Has escuchado a alguien decir «esa persona tiene buena vibra» o «ese lugar me da mala vibra», pues eso sucede cuando se ha captado la energía que transmiten los demás. Esa vibración que transmitimos es fruto de nuestros sentimientos y emociones.

De igual manera, nuestros pensamientos los estamos constantemente enviando al exterior a través de vibraciones. Son ondas de energía que penetran el tiempo y el espacio.

El pensamiento es la vibración más potente que existe. Es el preámbulo de todo lo que ha existido, existe y existirá.

Utilice su cerebro como un instrumento para cambiar sus vibraciones. Imagine su cerebro como una caja de eleccion de vida y elija el tipo de energía que quiera emitir. Cuando pensamos, activamos células cerebrales que favorecen o afectan el sistema nervioso debido al tipo de vibración que estamos emitiendo. Entonces, llénese de pensamientos positivos para que sólo transmita y atraiga buenas vibras del Universo.

Esta Ley, al igual que la Ley de Mentalismo y la Ley de la Relatividad, es una ley o principio no cambiable o inmutable.

Si quieres recibir mas informacion acerca de nuestros posts…

Subscribete:



Copyright 2019-2020. All rights reserved.

Publicado 8 junio 2020 por Gustavo in category "Sin categoría

2 COMMENTS :

  1. By Anónimo on

    Estar presente que cuando entremos en negatividad podemos cancelar el pensamiento lo cual calma la emocion para entrar en positivismo, paz, felicidad. Gracias, lo siento, perdoname, te amo.

    Responder
    1. By Gustavo (Autor del artículo) on

      hola Anónimo:
      Muy bueno ese punto de estar presente cuando un sentimiento negativo se apodera de nuestros pensamientos, y tener la posibilidad de cambiar nuestro estado de ánimo para poder convertirlo en positivo.
      También sugeriría la posibilidad de aceptar ese pensamiento negativo e indagar ¿para qué llego a nosotros? ¿Qué nos viene a enseñar? ¿Qué tenemos que aprender de él?
      Como seres humanos tenemos ambos sentimientos por alguna razón y no creo que sea por gusto.
      A eso es lo que llamo aceptarlos y aprender de ellos.
      Reitero, muy buen punto. Recuerda que también aprendo de ustedes. Ese es el objetivo de Vivir Tu Presente, todos aprendemos de todos.
      Gracias por tu tiempo y tu comentario.
      Saludos y Suerte.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.