junio 22 2020

LEY O PRINCIPIO DEL RITMO.

ritmo

LEYES UNIVERSALES Y NATURALES. LEY O PRINCIPIO DEL RITMO.

Parte V.

La Ley del Ritmo rige el movimiento del planeta y sus órbitas. De igual manera se manifiestan en los ciclos de vida en el reino animal y vegetal. Todo fluye ya sea de adentro o de afuera. Todo se mueve como las mareas, sube o baja. Todo se mueve igual que el péndulo del reloj. El mismo camino que recorre hacia la izquierda, también lo recorre hacia la derecha. El ritmo es el que hace el movimiento.

Este principio o ley declara que todo está en un movimiento rítmico hacia un lado y hacia el otro; un flujo y un reflujo; un vaivén hacia adelante y hacia atrás; un sube y baja como la marea. Todo es un ritmo entre los dos polos que existen de acuerdo con el Principio o Ley de Polaridad, mencionado en el pasado post.

Toda reacción es provocada por algo, una accion. Es decir, toda causa siempre tiene un efecto. Todo es resultado de algo. Siempre hay una acción que produce una reacción. Siempre hay un avance y un retroceso, una elevación y un hundimiento.

Este principio o ley se puede encontrar en la base de la vida: el nacimiento y la muerte.

Si lo ponemos en una escala, nuestra vida tiene una subida, avance o movimiento que es nuestra época de desarrollo. Luego emprendemos el viaje de regreso o descenso hasta el momento en que morimos. Con esto último no quiero decir que en esta parte nos conformamos ni renunciamos a la vida, solo que ya ese ímpetu que teníamos en nuestros primeros años, va disminuyendo.

Siempre habrá altibajos en la vida. Usando el principio del ritmo y el razonamiento tendremos la habilidad de escoger nuestros pensamientos. En el momento que las cosas no ocurren de la manera que crees que es mejor para ti, usa tus pensamientos positivos y sigue escalando hacia la cima. Lo importante es que tengas esta ley en mente y estés consciente que la vida tiene un ritmo y hay que constantemente disfrutarla, no importa a donde vaya. El éxito de la vida es disfrutar el camino y el destino.

Esto ocurre para todo los asuntos del universo, soles, mundos, hombres, animales, plantas, mente, energía y materia.

Esto también se observa en los ciclos de los negocios, en fenómenos físicos como la salida y puesta del sol, en el desarrollo y caída de las grandes naciones e imperios, en nuestro éxito personal y nuestros errores, en cómo nuestros pensamientos oscilan entre positivos y negativos. Es en este último punto, el de los pensamientos, donde los estudiosos de estas leyes o principios encuentran el modo de ponerlo en práctica encontrando la forma de neutralizar sus pensamientos y su mente.

No se puede anular la Ley del Ritmo, pero se puede aprender a escapar de sus efectos usándolos a nuestro favor.

Cómo funciona la Ley o Principio del Ritmo.

Imaginemos el péndulo de un reloj. Este va de un lado al otro creando un ritmo.

En nuestra vida ocurre lo mismo. Se crea algo que va en un sentido, cuando llega al punto final, comienza el camino de regreso. Todo esto ocurre de forma inconsciente e imperceptible.

Los estudiosos de este principio utilizan La Ley de Polaridad para mantenerse en el punto de la situación en que desean estar y de esta manera «neutralizan» la oscilación rítmica que busca moverse al otro lado.

Cuando sentimos que comienza la oscilación del péndulo en sentido contrario, hay que evitar tener temor o sentirnos frustrados, es el momento para conectar con la Mente Universal, para la cual nada es imposible, y enfocarnos únicamente en ser positivos pase lo que pase y que el movimiento en sentido contrario del péndulo se haga más confortable y placentero.

Para poder variar la oscilación del péndulo, es necesario ser consciente del comienzo de su movimiento en sentido contrario.

Todos lo hacemos de forma inconsciente. Todos manipulamos las situaciones a nuestro favor y de esa manera creamos nuestros propios movimientos rítmicos. Si somos capaces de manipular esta ley o principio inconscientemente, ¿cómo sería si lo lográramos hacer de forma consciente y voluntaria?

Podemos usar esta ley en la salud, en el trabajo, relaciones personales, y en todos los aspectos de nuestra vida.

Es la segunda de las leyes mutables ya que puedes cambiar el ritmo cuando quieras.

Si quieres recibir más información sobre nuestros posts…

Subscribete:



Copyright 2019-2020. All rights reserved.

Publicado 22 junio 2020 por Gustavo in category "Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.