diciembre 2 2019

PENSANDO CON LA MENTE O EL CORAZÓN.

mente o corazon

Todo lo que nos rodea es el resultado de lo que pensamos que nos merecemos. Hemos aprendido a dividirnos. Hemos aprendido a utilizar el poder de la separación. Todo lo separamos o dividimos. Hemos aprendido lo que son los pares opuestos. Lo dulce de lo salado, lo bello de lo feo, lo grueso de lo delgado, lo grande de lo pequeño, mucho y poco, los colores… Dios de nosotros. Y quiero enfatizar en este último pues nunca he entendido el por qué vemos o esperamos a Dios afuera si la biblia claramente nos habla de un Dios que habita en nuestro corazón. Dios no maltrata ni castiga. Si lo hace sabe que se maltrata o castiga a si mismo. Para Dios no existe separación, no hay nada malo ni nada bueno. Para Dios hay resultados. Resultados de tus acciones. Los que separamos en resultados y acciones buenas o malas, somos nosotros que estamos acostumbrados a dividir.

Los resultados de nuestras acciones solo traen una enseñanza que debemos aprender. Para eso Dios la pone ahí, para aprender. Si en vez de estar reprochándonos por nuestros resultados, si en vez de estar preguntando por qué me tiene que pasar esto a mí, nos hacemos responsables de ese resultado, buscamos lo que tenemos que aprender de ese hecho y lo aprendemos, cada día creceremos como seres humanos, creceremos espiritualmente y creceremos en cuanto a esa unidad con Dios.

Tipos de pensamientos.

Existen dos tipos de pensamientos. Cuando piensas con la mente y cuando piensas con el corazón. El corazón nunca se equivoca. Es lo que llamamos intuición, corazonada. La mente sí. La mente esta llena de prejuicios y experiencias nuestras y de otros que ponemos como «peros». El corazón manda. La mente decide entre pros y contras. La mente tiene miedos. Miedo a que te olvides de ella. Por eso cuando estas pensando con el corazón, ella siempre se interpone, se entromete. Siempre te llama para que vayas a lo cómodo, a lo conocido, a lo seguro. ¿Y que es lo seguro?

¿Cuál es la diferencia entre uno y otro?

Pensar con el corazón es pensar sin limitaciones. Pensar con fe. Sin límites. La biblia en sus páginas te repite una y otra vez que Dios habita en tu corazón. Entonces yo digo que  pensar con el corazón, sin limitaciones, con fe es pensar con Dios. ¿Por qué pensar con la mente cuando Dios habita en nuestro corazón?

Nuestra mente, por otro lado, esta llena de peros, de límites, de excusas, de justificaciones y de escasez. Dios te trajo a este mundo sin límites. Entonces tu eres una persona sin límites. Los límites se aprenden a medida que vas creciendo. Has vivido con estos límites por muchos años. No te voy a decir que mañana vas a romper con ellos y vas a pensar diferente pues un hábito de tantos años no se elimina de un día para otro. Pero si te aseguro de que puedes transformar tu forma de pensar siendo consciente de tus pensamientos y cada vez que descubras que estas pensando con la mente, detengas esos pensamientos y comiences a pensar con el corazón, comiences a pensar con Dios.

Yo, la mayoría del tiempo, comienzo a pensar con la mente, mi hábito lleva muchos años conmigo, hasta que me doy cuenta de mi forma de pensar, me hago responsable y digo:

– Universo, (ese es el nombre de mi Dios) a partir de ahora pensamos sin límites. A partir de ahora pensamos juntos.-

Y tú?¿Estás dispuesto a seguir pensando con tu mente o estas dispuesto a pensar con Dios?

Si quieres recibir más información sobre nuestros posts…

Subscribete:



Copyright 2019. All rights reserved.

Publicado 2 diciembre 2019 por Gustavo in category "Sin categoría

2 COMMENTS :

  1. By Julio Serron on

    Muy interesante Gustavo tu post, yo mismo estoy en esa lucha interna de tratar de escuchar más a mi corazón y no tanto a mi mente. Todavía no lo he logrado del todo pero cuando pasa es muy satisfactorio para mi. Gracias por compartir tus ideas porque me hacen acuerdo de seguir firme en esta búsqueda.
    Saludos.
    Julio.-

    Responder
    1. By Gustavo Rodríguez on

      Hola Julio:
      Eso es parte de mi objetivo, que las personas esten mas conscientes y responsables. Estamos educados por patrones que seguimos, a veces, hasta sin saber por qué y parte de mi objetivo es que las personas lo reconozcan y esten conscientes de ellos. Asi podran continuar con esos patrones o cambiarlos.
      Saludos y suerte

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.