marzo 2 2020

PROYECCIONES.

proyecciones

¿Cuántas veces te ha sucedido que te has comprado algo, por ejemplo un par de zapatos, piensas que son únicos, y comienzas a ver zapatos iguales por todos lados? Hasta el mismo modelo y color!!! Eso es enfocarte en algo. Los zapatos siempre estuvieron allí, pero antes no era tu foco de atención.

Siempre vas a ver lo que quieres y solo lo que quieres. Como consecuencia de esto, estás acostumbrado a demostrar y a demostrarte. Eso es lo que precisamente haces todos los días. Demostrar. Por eso verás lo que quieres para demostrarte a ti mismo y a los demás que tienes razón.

Siempre buscas ver las cosas que quieres ver y las cosas con las que estás identificado. Si tu autoestima es baja, atraes personas de baja autoestima. Lo mismo ocurre cuando es lo contrario, pues eso es lo que quieres ver. No vas al cine a ver una película de vaqueros cuando en realidad no te gustan las películas de vaqueros.

El mundo exterior es la proyección de mi mundo interior. De hecho soy una persona que me considero que no valgo nada, me casé con la mujer de mis vida y al cabo del tiempo me dí cuenta que me maltrataba.

-Ok. Ya soy consciente de ello, por tanto, hasta aquí llegamos.

Luego conocí a otra y me volví a casar pero esta me trataba peor que la anterior.

-¡¡¡Señor!!! ¿Que he hecho yo para merecer esto?

Simplemente me considero una persona que no valgo nada y es así como el mundo exterior proyecta lo que hay en mi mundo interior.

Por eso digo que la culpa no existe. Cuando algo pasa, no pasa por casualidad.

¿Que hay en mí que ha hecho que mi mundo exterior se proyecte de esa manera? En la medida que vamos descubriendo cosas en nuestro mundo interior, cada vez mas, nuestro mundo exterior se proyectará diferente.

El universo solo te mostrará aquello a lo que le prestas atención.

Si en algún momento dices:

-Me gustan los bebedores.

O por el contrario dices:

-No me gustan los bebedores.

¿Qué crees que proyectará el universo? ¿Cuál es el común denominador en ambas frases?… Bebedores.

En ambos casos tu centro de atención son los bebedores y eso es lo que proyectará el universo.

Aprende a expresar lo que quieres, no lo que no quieres.

¿Has encontrado la felicidad en tu vida? ¿Has proporcionado felicidad a otros? Para hacer feliz a los demás tienes que ser feliz. Para amar a los demás tienes que empezar por amarte a ti.

Amar sin sacrificios.

A medida que crecemos, aprendemos que solamente otra persona puede hacerte daño. Tú no te harías daño a tí mismo a no ser que seas un loco. Estás tan acostumbrado a que, para amar, tienes que dar algo a cambio o sacrificar algo, que no puedes entender que exista amor puro y sin sacrificios. Es en ese momento cuando tu sufrimiento se convierte en tu resentimiento. Crees que tus resentimientos y enfermedades son producto de otros. Y hasta resistes a curarte porque en tu inconsciente estás enfermo por culpa de otro.

¿Cuántas veces has ido al doctor por un análisis rutinario y has salido convencido de que tienes otros padecimientos? Por ejemplo tensión alta o baja, problemas con el azúcar, palpitaciones o asma. Y estás seguro de ello. ¡¡¡Y hasta te lo crees!!! ¡¡¡No hay quien te diga lo contrario!!! Eso es el reflejo de algo que existe dentro de nosotros mismos. De seguro que nunca serás capaz de romperte un brazo o una pierna solo porque sí. Entonces te buscas una pareja o alguien que te maltrata y lo hará por ti. Luego tenemos razones suficiente para culparlos a él o a ella. O estamos seguros de que estamos enfermos porque el doctor me dio el diagnóstico.

Siempre tiene que haber un culpable. ¿Pero quién es, en realidad, ese al que culpamos de nuestras desgracias? Esa persona es solo un instrumento para reflejar lo que sientes de tí mismo.

Ámate primero tú, después ámate tú y al final ámate tú y verás cómo tu mundo exterior se transforma y cada vez habrá más personas que te amen.

Si quieres recibir más información sobre nuestros posts…

Subscribete:



Copyright 2019-2020. All rights reserved.

Publicado 2 marzo 2020 por Gustavo in category "Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.