febrero 10 2020

¿QUIÉN TIENE LA CULPA?

Pasamos la vida tratando de cambiar al mundo, tratando de rescatar a todo aquel que, para nosotros, está mal. ¿Y nosotros? ¿Cuándo nos dedicaremos a rescatarnos? ¿Cuándo nos dedicaremos a arreglar todo lo que, en nuestra vida, no funciona como realmente queremos? ¿Le estamos dejando ese trabajo a otro?

Cuando culpas a otros por tu vida, estás haciendo responsable a otros de tu vida.

¿Cómo puedes transformar o cambiar algo en ti cuando culpas a otros de tus pensamientos y acciones? ¿Dejamos que otra persona nos salve, que nos rescate y arregle nuestras vidas como nosotros hacemos con otros o luchamos contra él? ¿Quién es él para arreglarnos, disponer de mi vida y decirnos que está bien o que está mal? ¡Ah, pero nosotros sí podemos criticar y arreglar a los demás!

Siempre nos escudamos en esa famosa frase de «yo no soy Dios para perdonar», pero si juzgamos a alguien cuando no estamos de acuerdo con algo. ¿Qué pasa? ¿Esto es un juego? ¿Cuando me conviene soy Dios y cuando no me conviene no lo soy?… O, mejor aún, yo no soy Dios para perdonar-te ni para juzgar-te, pero si perdoname o no me juzgues cuando «meto las patas».

Comencemos por juzgar y cuestionar nuestras propias acciones y perdonemos nuestros actos. Solo así, comenzando por nosotros mismos, podremos limpiar nuestro camino. Si en vez de estar mirando «el techo ajeno» nos dedicamos a arreglar el nuestro, no tendríamos tiempo para mirar el ajeno y llegará el momento que nuestro techo no tendrá goteras. Solo así el que está alrededor tuyo verá como prospera tu vida y se dedicará a prosperar junto contigo. Esa es la única forma de prosperidad. Buscando lo que en nosotros, en nuestra vida, no funciona como queremos. Siendo responsable de ello. Aceptando al prójimo tal como es y dedicandonos a hacer que nuestra vida nos funcione mejor. Como realmente queremos.

Si quieres recibir más información sobre nuestros posts…

Subscribete:



Copyright 2019-2020. All rights reserved.

Publicado 10 febrero 2020 por Gustavo in category "Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.