diciembre 16 2019

SOMOS MAQUINAS.

maquinas

Somos máquinas. Todo lo tenemos regido por como nos educaron. Por el que dirán. Si te enseñaron que la noche es para dormir y el día para estar despierto y haces lo contrario, estas loco!!!

Existe un horario para desayunar. Desayunar es una comida ligera. Así que nada de arroz y frijoles. También hay un horario para almorzar y otro para comer. No se puede almorzar ni comer antes ni después. Ni al almuerzo llamarle comida o viceversa.

No te pongas una camisa verde y un pantalón rojo aunque te guste.

Si lloras en una fiesta o decides reír en un velorio, estas loco!!!

Al cine se va a ver película no a escuchar música con tus audífonos.

Para que vas a la playa si no entras al mar? Por que tienes piscina si nunca te das un chapuzón?

Aprendiendo de los mayores.

Desde pequeño te dijeron: estudia, saca buenas calificaciones para que, cuando crezcas, tengas un buen trabajo. Y mírate hoy en tu trabajo. Si tuviste buenas calificaciones tienes un buen trabajo, sino, igualmente tienes un trabajo. Y si no lo tienes, lo estas buscando pues eso es lo que se debe hacer.

Llegas a la universidad y si no tienes novio o novia, este está «rarito» o esta va a ser monja. Si ya lo tienes, entonces ¿cuando se casan? ¿Ya te casaste? Quien se casa, casa quiere. Esa es la mayor inversión de nosotros los pobres. ¿Y los hijos? ¿Cuándo vienen?

Si en la escuela eras demasiado intranquilo, como yo, tenías déficit de atención. Nunca te veían como un niño multi o polifacético. A la escuela solo se va a aprender. Y si cambias de trabajo frecuentemente, no es porque buscas tu felicidad, eres un inestable. Tienes que pensar en tu futuro. Trabajo estable, beneficios y un buen retiro.

Tienes que aprender de tus experiencias pasadas. Y luego preguntas ¿por qué en tu vida hay situaciones que se repiten una y otra vez?

¿Piensas como tú o como la sociedad?

Hoy llegué a mi trabajo con un títere en mi mano. Escuché muchas frases. Entre ellas escuché que le faltaba un tornillo a mi cabeza. Pero si llego a mi trabajo con mi hijo y un títere, escucharé que soy un buen padre. ¿Cual es la diferencia si mi niño interno es el mismo?

Somos máquinas. Todo lo tenemos regido por como nos educaron. Por el que dirán. Si rompes con todos estos mecanismos, tabúes y formas reducidas de pensar, seras tú y seras feliz.

¡¡¡Ojo!!! No hablo de irrespetar ni atropellar todo ni a todos. Puedes respetar al prójimo, puedes aceptar al prójimo, aunque no estés de acuerdo con él. Puedes aceptarlo y respetarlo. Y aun así también puedes ser feliz.

Si quieres recibir más información sobre nuestros posts…

Subscribete:



Copyright 2019-2020. All rights reserved.

Publicado 16 diciembre 2019 por Gustavo in category "Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.